Vestidos de asturianos

portada_feTras un periodo de descanso, tomado después de un año largo de mantenimiento de este blog, retomamos de nuevo la tarea con una novedad editorial: “Vestidos de asturianos. Ciento cincuenta años de fotografía e indumentaria en Asturias”.

Este nuevo libro de Fe Santoveña Zapatero es un estudio que utiliza como fuente la impresionante colección fotográfica que atesora el Muséu del Pueblu dÁsturies. Allí es posible encontrar respuestas a las preguntas de qué ropa visten los asturianos para identificarse como tales, desde cuándo o qué modificaciones ha sufrido con el paso del tiempo.

Esto escribió Chus Neira en el diario La Nueva España con motivo de la presentación del libro en Oviedo.
“Una historia de la indumentaria tradicional asturiana a través del soporte documental de las fotografías que desmonta mitos y permite contemplar el llamado traje regional como un elemento cultural vivo que evidencia pesos ideológicos y que ha tardado unos 150 años en recuperar cierto rigor. Eso es, a grandes rasgos, lo que ofrece «Vestidos de asturianos. 150 años de fotografía de indumentaria en Asturias», libro de la historiadora Fe Santoveña. Ayer [día 20 de junio] lo presentó en el Club acompañada por su director de tesis, con el que espera profundizar en el análisis de la indumentaria tradicional, el catedrático de Historia Contemporánea Jorge Uría, y por Juan Alfonso Fernández García, editor de la obra e impulsor casi involuntario de estas investigaciones al encargarle determinados trabajos a la autora.

Santoveña explicó cómo la indumentaria tradicional pasó de ser «una moda popular común en toda una zona europea en el siglo XIX a una indumentaria identitaria de los distintos pueblos, con unas características concretas para el hombre y para la mujer en un momento modal determinado». El momento modal es importante porque la identidad, subrayó la autora, también cambia. Y la indumentaria se va adaptando hasta los años veinte y después vivirá, con la dictadura franquista, la «estandarización absoluta del traje regional con el que había que subirse al escenario». La reacción opuesta, en los años ochenta, huye de aquellas corrientes, aunque la autora se planteó si el impulso de subrayar el celtismo con trisqueles en los chalecos no es parejo al de llenar el traje de ilustraciones del Picu Urriellu en la sección femenina. Criterios identitarios, en ambos casos, que no quedarán superados hasta la visión historicista que vuelve la vista a 150 años antes. Por eso, concluyó, «nunca se vistió con más rigor histórico el traje tradicional que en los primeros años del XXI, con la recuperación de los paños de hombros o los solitarios». Uría defendió la importancia para los estudios históricos de una «realidad profundamente cultural» como es el vestir, y Alfonso Fernández explicó el origen de la exposición que luego dio pie a este trabajo y que todavía se puede ver, en verano, en Candás.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s